La política social, entre tropiezos y apremios

Milenio 206, 27 de agosto de 2001

El pasado 21 de mayo el presidente Vicente Fox ya no estaba en campaña, pero parecía referirse a la nación de los días posteriores al proceso electoral del 2000. Se trataba del proyecto de país con orientación gerencial.
“La socialización de internet es el camino más económico para educar a 38 millones de mexicanos sin primaria y salvar el rezago de 50 mil millones de pesos, necesarios para proveer infraestructura básica”, decía Sostmann. Entonces agregaba que se necesitarían un millón y medio de computadoras para conectar, vía internet, a todas las comunidades donde viven 28 millones de mexicanos en la extrema pobreza.
Hoy, a pesar de la exaltación no existen en el país más de 36 centros con las características referidas.
Recientemente, el gobierno federal ha tenido que tragarse los reclamos campesinos que advierten sobre la posibilidad de incendiar el país.
En salud, Vicente Fox llegó a prometer que el país sería como Domino’s Pizza: no habría una sola familia que no tuviera a media hora de su casa una clínica de salud. Hoy, la posibilidad de observar en internet las estadísticas publicadas por la Secretaría de Salud acerca de qué tanto se acercaron los servicios de salud a las zonas de difícil acceso o de alta marginación resulta imposible. Los datos no van más allá de 1999.
En uno de los temas que asumió como mayor reto, Fox mando al Congreso la iniciativa de Ley sobre Derechos y Cultura Indígenas, apenas se convirtió en presidente. Pero Fox rehusó hacer uso de su derecho de veto, a pesar de que
El PRI y el PAN aprobaron una ley modificada, con diferencias sustanciales en relación con la presentada en diciembre.
Luego de ordenar la publicación del decreto en el Diario Oficial, el gobierno federal comienza ya a ser señalado como el principal responsable de un posible desbordamiento del problema indígena, pues a decir del gobernador de Oaxaca, José Murat, se ha conferido rango constitucional al racismo y la discriminación.
La política social está atrapada, así, entre tropiezos, apremios y frustraciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s