El oficio de reportero en la tragedia de Perú

En México, el periodismo televisivo es algo peculiar. Conflictos bélicos y desastres naturales son cubiertos por los reporteros que cubren la nota diaria. Cuando las hostilidades han cesado o las aguas han vuelto a su nivel, el titular del noticiario estelar de la televisora en cuestión (llámese Joaquín López Dóriga o Javier Alatorre) aparece en el lugar para documentar el desastre, lo que pasados unos meses le merece un premio por una cobertura que en realidad hicieron otros.
    La tragedia ocasionada por el terremoto del miércoles en el centro y sur del Perú está siendo contada por un ejército de reporteros nacionales y corresponsales que han tenido que habérselas en medio de la confusión para dar números sobre la magnitud de los daños y las pérdidas.
    Fernando Llanos, del noticiario 24 Horas, de Panamericana Television, realizaba un reportaje en Miraflores, en el octavo piso de un edificio de departamentos, que aludía al 30 aniversario de la muerte de Elvis Presley, cuando el movimiento de 7.9 grados en la escala de Richter comenzó. El periodista y su camarógrafo, Hernán Zavala, tienen la calma para mantener la toma fija y narrar el momento.
    Son las amargas fortunas que a veces afrontan los reporteros en la calle, las mismas que envidian los periodistas de foro televisivo, esos que escriben columnas reporteando chismes en los restaurantes caros frecuentados por la clase política.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s