Mandoki. Cuando victimizarse y limosnear se vuelve rentable

Luis Mandoki dejó de hacer cine para, digamos, simplemente dedicarse a otras cosas. Se subió al carro de Andrés Manuel López Obrador cuando parecía que éste sería electo presidente de la República y fue realizador de una serie de videos que documentaban las maniobras para descarrilar las aspiraciones del perredista, su ascenso, y finalmente (no quedó de otra) la derrota electoral. ¿Quien es el Señor López? logró una distribución impresionante por canales no tradicionales y encontró a sus distribuidores entre los mismo simpatizantes de López Obrador.
Acompañado de Federico Arreola, cuya honestidad intelectual es por lo menos cuestionable, Mandoki dio a conocer que ha estado trabajando en un documental acerca del proceso electoral del 2 de julio de 2006, cuya exhibición peligra ante la falta de un distribuidor, de modo que tendrán que recurrir al limosneo a las contribuciones económicas de la sociedad civil para reunir los 5 millones de pesos que les faltan, por lo que ya pueden ir depositando sus donativos a la cuenta 1657866462 de Banamex, a nombre de Pamafear SA de CV.
Por supuesto, nadie daría dinero así como así a un proyecto de un particular… a menos que se venda con la envoltura apropiada. Mandoki y Arreola aseguran que detrás de todo esto hay censura. Esto, luego de que porque Warner Bros., que había manifestado interés en un principio por el trabajo, finalmente declinó dar su apoyo.
El cuento, no podía ser de otro modo, salió de los labios de Arreola: “El director de Warner (Juan Manuel Borbolla) nos informó que había recibido algo así como un advertencia mafiosa, nos dijo que el director de Videocine, Fernando Pérez Gavilán, le dijo: ‘Si Warner quiere, Videocine distribuye el documental de Mandoki, pero, como amigos, te sugiero que no lo hagas, no te conviene enemistarte con alguien tan poderoso como Bernardo Gómez (vicepresidente de Televisa, dueña de Videocine); podrías hasta perder la chamba’.
Pérez Gavilán, director de Videocine, no niega que Warner haya encontrado un trabajo bien hecho, pero asegura que ambas empresar coinciden en un hecho fundamental: no sería un buen negocio. Pero el camino de la victimización es sin duda más fácil, de modo que ya adelantaron que María Rojo (quien lleva más de diez años viviendo del presupuesto y como 20 de no hacer una buena película) presentará una denuncia ante el Senado por censura. ¿Desde cuando un empresario está obligado a arriesgar su dinero en patrocinar una película? ¿Qué ley viola al hacerlo?
Y ahora resulta que la película estaba invitada para participar en los festivales de Sundance y Berlín, pero el deseo de exhibirla antes ante el querido público mexicano y la exigencia de los organizadores de que sólo se exhiban estrenos mundiales, privó al mundo de esta obra.

Foto: Grupo Reforma
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s