El Centro, seis meses

Hoy se cumplen seis meses de que El Centro salió a las calles. El impacto ha sido mínimo, lo mismo que el debate o el análisis que ha generado.
Producto con el sello de Notmusa, el diario más joven de la ciudad se ha caracterizado por un extraño criterio editorial que no responde ni a lo importante ni a lo urgente en la agenda periodística diaria, de modo que su primera plana, la cara diaria de la publicación, arroja la impresión de que cada día el periódico es elaborado por un equipo completamente distinto.
Coincido con lo planteado con Julio Chávez Sánchez en el número de abril de la revista Etcétera, quien afirma que El Centro se dirige al público que no lee diarios, pero que además no ha logrado colocarse como referente informativo, ni ha logrado incorporarse siquiera a las mesas de redacción de otros medios como parte de la real competencia.
Páginas adentro, su contenido sigue privilegiando diseño, ofreciendo un vistoso y caro envoltorio para las mudanzas de cristalería, pero poco para leer. El equipo editorial cae en el error de otros medios de poner en portada tres y hasta cuatro días seguidos los temas que se consideran autoría de la casa, lo cual en principio no estaría mal si de veras éstos fueran interesantes para el lector, porque de lo contrario sólo se le desalienta.
No termina, pues de haber balance, entre información demasiado liviana, un par de editorialistas serios y un mar de buenaondez del resto de quienes componen la oferta de opinión del diario, en la idea de que la gente cool de la radio le puede aportar frescura al proyecto. El Centro (para no hablar de un caso similar que es Excélsior) ha contratado como columnistas y articulistas a gente con relativo éxito en el cuadrante y que a su vez aporta menciones “gratuitas” en sus espacios en diferentes estaciones, de modo que hoy día no sólo se cuentan entre el equipo del diario metropolitano a la omnipresente Fernanda Tapia, sino a personajes como Demian Bichir, Chespirito, Mariano Osorio, Guillermo Ochoa, Enrique Hernández Alcázar, de El Weso, locutores de Reactor 105 sólo reconocibles por sus apodos, así como Lupita Reyes y René Franco, de La Taquilla, el último de los cuales ahora hace análisis político (lo que sea que eso signifique).
Los temas en portada son un desastre; es obvio que la oferta tiene que ser diferente cada día, pero lo que no parece haber es jerarquización. La nota principal puede ser cualquier cosa de manera que un día puede encontrarse que la principal oferta informativa es que Maribel Guardia y Jaime Camil son los más sexys, según una encuesta entre los mexicanos, o bien, que Giovani Dos Santos hizo un gol en un partido amistoso con el Barcelona (¿por qué comprar El Centro por una nota deportiva cuando ahí está Récord?).
La publicidad, igualmente ha ido a la baja; si uno ve los ejemplares de los primeros días, la situación ha cambiado mucho, al grado de que en 60 páginas se pueden contar no más de tres planas con anuncios pagados. El tiempo dirá, pero creo que no es por ahí.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s